VIOLENCIA DOMÉSTICA o INTRAFAMILIAR / Domestic violence GBV

"Todo empezó un día que estaba harto...llegue un poco tocado...y...bueno...el resto...es historia"

Anónimo.

Ribete morado
La violencia doméstica no surge un día, no nace de la nada. Esas coletillas de “no si fue una día que estaba…”. NO. La violencia doméstica tenemos que entenderla como un aprendizaje, el violento aprende a serlo y como tal hay que educarlo para no serlo, hay que enseñar a las personas que todas somos iguales y no tenemos diferencias.



Ciertos sectores sociales siguen teniendo una concepción tradicional y creen que la mujer debe estar en casa, recoger, limpiar… satisfacer a la otra parte. Pero esto no es así, y esto viene trabajándose desde muchas décadas atrás. Gracias a las corrientes feministas nacidas en el siglo XIX la mujer comenzó a liberarse de los nudos que la mantenían atrapada dentro de su "hogar".

Pero, aún hoy, en pleno siglo XXI, seguimos levantándonos y encontrando episodios de violencia doméstica.

Si, antes también existían, pero no tenían el alcance ni difusión que obtienen en la actualidad gracias a los medios de comunicación y a las nuevas tecnologías.

La violencia doméstica no es un fenómeno oculto y en la actualidad podemos encontrar una serie de causas, de iniciadores de violencia que manifiestan que una persona tenga una alta probabilidad de ser agresor.

CAUSAS DE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA


En este primer apartado vamos a tratar de identificar los principales motivos o aspectos que pueden originar la violencia doméstica. Se trata de aspectos, mayoritariamente, relacionados con la persona y con su forma de enfrentarse a la vida.

Vamos a encontrar la siguientes causas que pueden ser origen de la violencia doméstica:

INDIVIDUALES. Vienen referidos a las causas de la persona. Están relacionadas con desórdenes psicológicos de la persona maltratadora. La persona maltratadora se trataría de una persona que ha sido privada de afecto durante su infancia, por la tanto de un sano desarrollo psicológico.

ABUSIVAS. Relacionada con el consumo y abuso de alcohol y drogas. No se ha demostrado que sea una causa pero sí favorece a la comisión de actos de violencia doméstica.

INTERACCIÓN. Dado que la familia está formada por dos personas, es la interacción de ambas la que hace que aparezca la violencia en el seno familiar. El comportamiento de los miembros de la familia depende del comportamiento del resto de los miembros. Ambas partes participan en la violencia pero con una gran diferencia de fuerza.

ESTRÉS. El estrés exterior, la sociedad, favorece a que aparezcan presiones y roces en el entorno familiar.

CULTURA. En España el sistema patriarcal perpetuó durante siglos el sistema de la fuerza como mecanismos de control sobre la esposa y los hijos. 

SOCIAL. Los maltratadores individuales también son agresivos con las personas que les rodean. Son personas violentas por naturaleza. Reaccionan de forma agresiva ante otras personas cuando éstas le llevan la contraria o no favorecen su opinión.

APRENDIZAJE SOCIAL. Aprendemos a hacer las cosas mediante la observación de comportamientos, refuerzos y modelos de comportamientos positivos y negativos. Existen numerosas evidencias que indican que cónyuges actuales fueron testigos de violencia doméstica en su familia de origen. Están reproduciendo lo que aprendieron de sus padres.

ECOLOGÍA.  Existen una serie de factores externos e internos que hacen reaccionar de forma agresiva a la persona. Las corrientes de opinión, los factores sociales, los esquemas de interacción familiar y los rasgos psicológicos y de la persona condicionan la reacción frente a las adversidades de la vida.

¿Qué podemos extraer de esto?

La violencia doméstica no sólo es ejercida contra la mujer (violencia de género) también es ejercida contra otros miembros de la familia.

Existen toda una serie de causas que pueden desarrollar la violencia doméstica.

La violencia se aprende, igual que aprendemos a leer.

Los adultos tienen una gran influencia sobre los menores y son grandes transmisores de valores.


Bibliografía


Raldúa Martín, Eduardo Vicente. 2011. Criminología II. Salamanca : Solo Soluciones, 2011.

Comentarios

Entradas populares