viernes, 18 de noviembre de 2016

CARACTERÍSTICAS Y ESTÉTICA DEL INFORME DEL DETECTIVE PRIVADO.

¿Existen características comunes a los informes generados por los distintos Detectives Privados? ¿Hay un modelo base qué sirva para elaborar los diferentes informes? ¿Hay tantos tipos de informes cómo Detectives?
No existe un modelo de informe que permita hacer un corta pega, entre otras cosas porque cada informe es completamente diferente. Si podemos señalar una serie de puntos que son comunes a todos los informes y que están recogidos en el art. 49.1 Ley de Seguridad Privada: número de registro asignado al servicio, los datos de la persona que encarga y contrata el servicio, el objeto de la contratación, los medios, los resultados, los detectives intervinientes y las actuaciones realizadas, en las condiciones y plazos que reglamentariamente se establezcan.

Estos son datos que deben aparecer en todos los informes realizados por Detectives Privados.

Si queremos triunfar tenemos que marcar buenas impresiones desde el primer momento


Un aspecto esencial, y que debe aparecer en todas las hojas del informe es el número del expediente, la firma, logo, Tarjeta de Identificación Profesional del Detective encargado de la investigación así como una numeración que permita reconocer la falta de parte del informe.

Reparemos un momento en la numeración, pues considero que es un aspecto necesario para garantizar la integridad de la información. La falta de numeración de las páginas podría dar lugar a la manipulación del informe y, por consiguiente, a una falta de seriedad por parte del Detective que firma dicho informe. Es necesario establecer una numeración de página que no sea excesiva pero que permita conocer con certeza que el documento está integro y no ha sido desvirtuado. De la numeración podemos establecer un índice que permita reconocer de forma rápida la localización de cada uno de los distintos apartados que componen el informe.

Realizado el inciso, continuemos con las características.

El informe se trata de un documento que tenemos que presentar a nuestro cliente, y en algunos casos – la mayoría – vamos a tener que defender ante los Tribunales. Es necesario que todo lo que reflejemos sea completamente objetivo y riguroso con la realidad acontecida. No debemos caer en falacias o en suposiciones que puedan dar lugar a divagaciones que hagan débil el informe que hemos redactado.

Tenemos que contar las cosas tal y como ocurren. Si el investigado arroja una piedra de gran volumen contra una cristal contémoslo tal y como ocurre, no digamos que el investigado cogió una piedra que por sus dimensiones debía pesar x kilos y la lanzó desde una posición de semiflexión contra una cristalera de colores vivos que parecía frágil, y como consecuencia ésta se resquebrajo.

Creo que es clara la diferencia, ambas cuentan lo mismo, pero en un caso hay demasiada información innecesaria y la otra es directa.


Por último, el informe debe estar completamente estructurado y debe mostrar una cronología de los acontecimientos. Debemos ir, de la forma más ordenada posible, desde los acontecimientos más antiguos hacia los más recientes.

El correcto tratamiento de la información, y la atención a las características aquí señaladas, dará a nuestro informe un estética, un aspecto. Este aspecto es el que marcará las impresiones de nuestros clientes.

Un informe cuidado, bien redactado, con una estructura, bien confeccionado... dará un plus a nuestra investigación y se convertirá en un medio más para expandir nuestro negocio.

Pensemos, por un momento, que sería plasmar toda nuestra información, nuestro trabajo, en un montón de papeles, cada uno de una forma diferente y cogidos, todos ellos con una grapa.

Si queremos triunfar tenemos que marcar buenas impresiones desde el primer momento, y esto pasa por cuidar hasta el más mínimo detalle de nuestro trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario