martes, 5 de julio de 2016

¿A DÓNDE VA MI DINERO? / Where goes my money?

No se trata de una pregunta con fácil respuesta. Más o menos sabemos que cuando compramos un artículo en una tienda el dinero que pagamos por ese artículo se dirige a pagar a los empleados, el local, la producción del artículo... el dinero se usa para pagar y suministrar más mercancías a esa tienda.

Pero la pregunta intenta dar respuesta al destino final del dinero cuando, en lugar de comprar en una tienda, compramos artículos que presentan un origen dudoso, es decir, pueden ser falsificaciones o imitaciones.

En numerosas ocasiones las falsificaciones son adquiridas por personas que no pueden acceder a ese artículo al ser considerado un objeto de lujo. Es aquí donde entra las crisis de identidad personal. La persona que adquiere un objeto falsificado buscar satisfacer una necesidad que no puede ser cubierta de ninguna otra manera: nunca va a poder obtener un objeto de alta gama.

Dejando de lado lo que supone adquirir objetos falsificados, vamos a centrarnos en lo que realmente supone la compra de estos artículos: ¿qué son las falsificaciones? ¿cuánto dinero se mueve en la compra - venta de falsificaciones? ¿quiénes son los más afectados? ¿cuáles son los artículos más falsificados?